Categorías
Bienestar y Salud

Fuera mitos sobre el chocolate

Si hay un fruto sobre el que han corrido ríos de tinta es el cacao y su producto estrella: el chocolate, al que por algo llamaban “el alimento de los dioses”. Con una fuerte carga cultural y psicológica al chocolate se le ha dado, para bien y para mal, algunas cualidades y maldiciones que no son del todo ciertas. En estas líneas te ayudamos a conocer más a fondo este placer, que como todos, en exceso puede ser perjudicial, pero que en su justa medida te hace ser más feliz.

El chocolate en la salud

El primer mito que queremos quitar de tu cabeza es que el chocolate provoca acné. No hay ningún estudio que lo demuestre. El acné está provocado por secreciones grasas de glándulas sebáceas inflamadas, no por excedentes de grasa que dé el chocolate. Aparte, debes saber que la manteca de cacao se usa en cosmética por sus cualidades emolientes y nutritivas, ¿o no recuerdas las barras de labios de cacao?

El chocolate no provoca hiperactividad en los niños. Es el azúcar y el ambiente lo que afecta a su comportamiento. Si el niño o niña toma chocolate con leche estará tomando cantidades bastante pequeñas de cafeína y teobromina. Es más, una taza de chocolate caliente puede ser muy tranquilizadora.

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

La migraña se produce por varios factores, estrés, dieta rica en lácteos, carne procesada, cacahuetes, vino, café..y claro chocolate. Pero es la gota que rebosa el vaso, no que lo llena.

No se puede considerar al chocolate como un alérgeno alimentario típico. Un dato: el 90% de los alérgicos a alimentos lo son a la leche, los huevos, cacahuetes, nueces, soja, trigo, pescado o marisco. Ante esto, mira bien la etiqueta del producto que vas a consumir, por si la alergia viene por otros componentes.

Estos desmentidos no son sólo nuestros, sino que están avalados por diferentes estudios de la Autoridad Europea Alimentaria.

¿El chocolate sustituye al sexo?

Este es quizás el mito más extendido sobre el cacao, que se trata de un sustituto del sexo. En fin…., no, para nada. Es un alimento energético, eso sí. El chocolate se compone por varias sustancias, entre ellas está la cafeína y la teobromina, ambas se caracterizan por estimular el sistema nervioso central y esta última por estimular la líbido. Esto explica por, qué cuando lo comemos nos sentimos más enérgicos. Ahora bien, de ahí a que sustituya al sexo va un trecho. Lo que sí ocurre es que al comer chocolate se despierta en nosotros un sentimiento de confort y placer, porque nuestro cerebro aumenta la secreción de serotonina, lo que genera satisfacción.

Digamos que el poder excitante y afrodisíaco del chocolate es más cultural que orgánico. Esto puede venir porque ya los olmecas fabricaban una bebida con agua, especias, hierbas, chiles, y cacao. Una especie de cerveza, que entre otras ocasiones se servía en las celebraciones matrimoniales. Y Moctezuma, el emperador azteca más famoso, bebía una bebida espumosa hecha a base de chocolate antes de reunirse con sus esposas. Y hablando de matrimonios, ¿sabías que Maria Teresa de Austria, infanta de España y Portugal, le ofreció chocolate al Luis XIV de Francia como regalo de compromiso? Toda una declaración de intenciones.

Quizás por ahí venga su efecto afrodisíaco y estimulante, por la asociación que culturalmente tenemos…eso sin negar el acto sensual que significa comer chocolate, que un sabor tan rico se derrita en tu boca, la textura de un bombón o la forma de comerlo. Muy cerca de casa o del trabajo tienes comercios especializados en esta delicia, comprueba nuestro listado y lo confirmarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *