Categorías
Alimentación Saludable

Cómo hacer para que los niños coman de todo

Es común que nos preguntemos cómo hacer para que los niños coman de todo. Pero, muchas veces, somos los adultos quienes complicamos el tema por no ver la alimentación saludable como algo natural. 

La alimentación es algo fundamental para el desarrollo físico y mental de los niños y para el equilibrio familiar. Y al hablar de salud familiar también nos referimos al bienestar de todos. 

De ahí que vamos a presentar al momento de la comida como un instante fresco y natural. Si quitamos la atención del alimento en sí y nos centramos en el disfrute de ese encuentro en familia, los niños también lo harán. 

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

¿Qué diferencia hay entre llevar al paseo una fruta o una galleta?  Muchas veces se trata solo de nuestra comodidad. Darle una zanahoria pelada o un trozo de maíz en lugar de una galleta dulce puede convertirse en una sana rutina. 

Cuando le están saliendo los dientes al niño, ofrecerle un trozo de manzana o de pan duro en lugar de un dulce ayudará a crear hábitos más saludables a la vez que favorece la dentición. 

El estado de salud depende de los hábitos como la correcta alimentación o la actividad física.  Y es más fácil adquirir buenos hábitos durante la primera infancia. 

A partir de los seis meses de vida en que la leche materna ya no aporta todos los nutrientes que el cuerpo del niño necesita, su alimentación debe variar. 

En este momento, cuando se comienzan a incluir alimentos nuevos, juega un papel importante la actitud de los padres o de quienes estén a cargo de la alimentación del niño. 

Siempre que sean alimentos blandos, lo mejor es ofrecer al niño lo mismo que los adultos están comiendo. 

Aunque resulta más cómodo el uso de purés, introducir trocitos de alimentos que el niño pueda manipular, favorecerá la masticación, ayudando en el desarrollo de los dientes. 

Además, permitirle experimentar con los alimentos a través del sentido del tacto, al igual que si fuera un juguete, facilita que el niño los reconozca y acepte. Dejar que los toque, los huela y se los lleve a la boca…

Por naturaleza, el niño actúa por imitación y si los adultos consumen una dieta balanceada, no será difícil que los niños adquieran el mismo hábito.

Qué hacer para que los niños coman de todo cuando ya se convirtió en un comedor selectivo  

1 – Recuperar la autoridad

Cuando el niño selecciona lo que va a comer y lo que no, la actitud de sus padres o de los adultos a cargo, es fundamental. 

Si ya percibió que puede elegir su comida, es tiempo de que el adulto a cargo recupere su lugar de responsabilidad. 

Una forma de hacer que los niños coman de todo es explicarles que tal o cual alimento le ayudará a ponerse más fuerte. Incluso hacer referencia a que su superhéroe favorito se alimenta así, puede ayudar.  

2 – Intentar no disfrazar los alimentos

Cuando el niño comienza a comer, es natural convertir todos los alimentos en puré, para facilitar la ingestión. Pero, poco a poco, es conveniente que vaya percibiendo sus formas originales y las acepte. 

Para alcanzar buenos hábitos alimenticios, es conveniente introducir con normalidad los alimentos, no disfrazarlos, ni convertirlos en salsas o purés. 

3 – Permitir que jueguen con los alimentos

Cuando el niño se encuentra sentado en su trona ¿por qué no agregar una manzana o una naranja bien lavadas, entre sus juguetes? De esta forma experimentará con las frutas de igual modo que lo hace con los juguetes.

4 – Hablar con los niños sobre nutrición

Formar buenos hábitos, en todos los órdenes de la vida, es una responsabilidad que corresponde a padres y educadores. Y hablar con ellos sobre alimentación balanceada es tan importante como formar buenos hábitos de higiene o enseñarles a distribuir bien su tiempo. 

5 – No agobiarlos cuando se niegan a comer 

La alimentación balanceada es importante para la correcta formación del cuerpo y la mente de los niños pero es bueno recordar lo que dicen los pediatras: “No se crece porque se come; se come porque se crece.

¿Qué significa esto? Que el niño puede decidir cuánto comer pero no qué comer que, como  ya dijimos, es responsabilidad del adulto. 
Finalmente ¿por qué no crear un plan de alimentación saludable para toda la familia? De esta manera, los niños se sentirán seguros y confiados en la elección que hacen sus padres.

En BeloLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida, apoyando el negocio local, que promueve la sostenibilidad a través de sus productos y servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *